CF carta a David Emerson en Bolivia

 

17 de setiembre, 2008

 

Honorable David Emerson,
Ministro de Relaciones Exteriores del Canadá
Ottawa

 

Estimado Ministro Emerson:

Fronteras Comunes (Common Frontiers), es una red multisectorial de organizaciones canadienses preocupadas con la integración económica en las Américas, pide al gobierno canadiense para que se pronuncie por una Bolivia indivisible apoyando de forma pública la “Declaración de la Moneda” del 15 de septiembre, producto de una reunión de emergencia de los Jefes de Estado de Sud América que se llevo a cabo en Chile. En esta Declaración los gobiernos de Sud América subrayan “Su completa y mas resuelto apoyo al gobierno constitucional del Presidente Evo Morales cuyo mandato fue refrendado por una importante mayoría en un reciente Referendo”.

Un impresionante 67% del electorado boliviano apoyo al gobierno de Morales en el Referendo del 10 de agosto. Sin embargo, pese a la fortaleza de este voto de confianza en el gobierno nacional, los Prefectos disidentes de la ‘media luna' boliviana (los 4 departamentos orientales) han incrementado sus esfuerzos para perturbar y desestabilizar el país. En las últimas tres semanas los actos de violencia y de sabotaje han sido llevados a cabo con la intención de derrocar al gobierno.

La semana pasada, la violencia en las cuatro provincias controlada por estos Prefectos llego a un punto crítico. Además de los múltiples ataques contra la población y organizaciones afines al gobierno de Morales, la disidencia ha ocupado, ha saqueado y ha quemado más de 70 edificios, ha tomado aeropuertos, ha atentado contra líneas de gas natural y ha bloqueado carreteras en las menos 35 lugares, causando millones de dólares de daños económicos.

El 11 de setiembre, una masacre fue acarreada en Pando, un departamento al Nor Este de Bolivia, fronteriza con Perú y con Brasil. Los campesinos que marchaban desde sus comunidades hacia la ciudad de Cobija con el propósito de denunciar la violencia que estaba siendo orquestada por el Prefecto de Pando, Leopoldo Fernández, fue emboscada por sicarios empleados por el Prefecto. Una amplia zanja fue cavada en la carretera y cuando los marchistas habían llegado a esta, francotiradores apostados en los arboles comenzaron a disparar con metralletas. Por lo menos 8 personas fueron asesinadas instantáneamente. Los demás marchistas escaparon al monte, siendo perseguidos por sus asesinos. Se ha informado que por lo menos 60 personas perdieron la vida y que centenas están desaparecidas como resultado de esta masacre y otros ataques.

Como respuesta a estos esfuerzos para desestabilizar el país, un estado de sitio fue decretado en el departamento de Pando y el Presidente Morales expulso al embajador de los EEUU Phillip Goldberg, por haber apoyado y alentado a los grupos disidentes de la ‘media luna'. El Prefecto Fernández está ahora bajo detención como autor intelectual de esta masacre.

El gobierno de Morales ha abierto las puertas del dialogo para que devolver el orden al país.

Fronteras Comunes hace un llamado al gobierno canadiense para que inmediatamente emita un pronunciamiento condenando la masacre de Pando y otros ataques, afirmando, al mismo tiempo, que el Canadá permanece firmemente opuesto a la violencia que se utiliza por estos grupos con el fin de no solamente comprometer la integridad territorial de Bolivia sino también para desestabilizar la democracia boliviana.

 

Sinceramente,

 

Rick Arnold
Coordinador de Fronteras Comunes

Top of Page

Return to Common Frontiers Home Page